martes, 16 de agosto de 2011

SAN PETERSBURGO: UNA CIUDAD ENTRE LÍNEAS (VI)

¡Qué bien sabía presentarse

siempre distinto, fascinar

a la inocencia con sus bromas,

fingir ladesesperación,

decir cumplidos obsequiosos,

intuir instantes de emoción,

vencer a fuerza de pasión

la resistencia impulsiva,

buscar caricias, suplicando

y exigiendo confesiones,

captar qué dicen los latidos

de otro corazón, logrando

al fin la cita deseada…!

Y, luego, en la quietud nocturna,

Aleccionar a su amada.

Eugenio Onegin. A. S. Pushkin. Trad. M. Chílikov para Cátedra.


Actores en la Fortaleza de Pedro. San Petersburgo. (c) jes's martín camacho.2011.

2 comentarios:

Alberto Sánchez dijo...

Son esos versos casi la descripción de Vronsky en la Karenina, Iesus, que siguiendo tus consejos el Rosarí y yo hemos leído este julio, como bien sabes. ¿Qué rumbos me consagras, Vinchuca? ¿Sabrás que andamos por el cántabro mar en una casona inspiradora?

José Baena dijo...

http://elsacodelogro.blogspot.com/